jueves, 21 de marzo de 2013

Pintar una pared en tonos degradé


¿Quieres renovar tu cuarto, tu living o comedor? Entonces presta atención al siguiente artículo. Te enseñaremos cómo pintar una pared en tonos degradé (o también llamado, efecto ombré).
Podrás deslumbrar a todos tus invitados siendo original, moderno y creativo. Sólo basta con elegir el color principal de las paredes… ¡Y así comenzar tu renovación!

degradado pared

El degradé en tus paredes


El degradé o efecto ombré te permitirá crear espacios más luminosos, jugando con las tonalidades y la gama de colores que desees. Además, no solo podrás aplicarlo a las paredes, sino que también puedes aplicarlo a muebles, objetos, utensilios de cocina o pisos. Anímate a renovar tu hogar de una forma más creativa, original y personal.

Cómo pintar una pared en tonos degradé


Ahora bien, para comenzar a renovar tu espacio es necesario que tengas el color principal y la gama de colores preparados. Te aconsejamos que elijas tres tonos —oscuro, medio y claro. El bote de pintura del color claro deberá ser más grande que los otros, debido a que utilizaremos más cantidad para difuminar. 

efecto ombre


Pasos a seguir para lograr el degradé:

1. Puedes empezar por tomar el color más claro y pintar toda la pared, ayudándote de un rodillo (para que quede todo mucho más parejo y uniforme).

2. Luego, puedes comenzar a difuminar aplicando el color más oscuro en la parte superior de la pared o en la inferior, si así lo prefieres. En caso de haber escogido un diseño, deberás dibujarlo con un lápiz en la pared, marcando las líneas para guiarte.

3. Una vez que hayas pintado la parte oscura, deberás mezclar una sección del tono oscuro con el color medio. Así, la siguiente franja será un tono menos oscuro pero similar.

4. Ahora, toma el tono medio que compraste y pinta la sección del medio que queda, difuminando bien el color con la parte inferior y superior de la pared.

5. Para lograr el degradado, ayúdate con brochas secas y trata de unificar los tonos para que no queden rastros de líneas ni franjas divisorias entre tonos. Acuérdate de limpiar bien el pincel cada vez que utilices un tono diferente.

6. En el caso de necesitarlo, mezcla tonos para dar un efecto sombreado o mayor unificación entre los colores.

7. No te preocupes si quedan líneas o franjas, la pared igualmente se verá original y, en caso de no quedar tan difuminada, lograrás un efecto rústico muy llamativo.

8. Si piensas que no vas a poder difuminar e integrar bien los tonos, marca líneas o dibujos con un lápiz y pinta cada sección con un tono similar, aunque sin difuminar por completo. El efecto será vistoso y las franjas bien notorias.

9. Puedes pintar tu pared realizando franjas horizontales, verticales, curvas, asimétricas, etc.

10. Si crees que el resultado fue muy difícil de lograr o es demasiado abrumador para tu espacio, opta por dejar una sola pared en degradé y las demás pintadas de un tono más suave, logrando así luminosidad y amplitud. 

degradado

Pintura degradé

Comparte este post
  • Share to Facebook
  • Share to Twitter
  • Share to Google+
  • Share to Stumble Upon
  • Share to Evernote
  • Share to Blogger
  • Share to Email
  • Share to Yahoo Messenger
  • More...

2 comentarios:

  1. Hola !
    Me interesa tu blog y este post está increíble, me gusta tu estilo y tengo una propuesta para colaborar juntos de la que me gustaría contarte más. Si te interesa la idea por favor envíame un mail a lucia@dscuento.com

    ResponderEliminar
  2. Hola Lucía, te envío un mail entonces. Un saludo y gracias por visitar el sitio.

    ResponderEliminar